Una partera que ama las personas


Copio - sin permiso - del blog de Costanza Miriano el testimonio de una vida,de Flora Gualdani. Invito al lector a superar la cultura del twit y leer un texto más largo. Aunque sea por trozos. No lo lea ideológicamente, tan sólo reciba el testimonio de una persona verdadera que acompaña de verdad las personas en su dolor.


“La primacía de Dios y la pureza de nuestra vida, cuando esos colapsan, con el tiempo los otros también caen"

SU 13 DE NOVIEMBRE DE 2019 DE COSTANZA MIRIANOIN COMMUNICATION




Me siento muy honrada de recibir y publicar exclusivamente el texto completo del discurso con el que Flora Gualdani aceptó el premio Cultura Católica. Léalo todo, tal vez un poco a la vez, y llegue al final, porque al final encontrará perlas, como esta:

En conclusión, si tuviera que resumir nuestra tarea en la sociedad, diría esto: frente a la enfermedad generalizada de "3S", [=soldi, sesso, successo]  que es dinero, sexo y éxito, tratamos de responder con la terapia "3P", que es pobreza, pureza, pequeñez. Con dosis siempre abundantes de oración. Es una receta que da fruto y tiene futuro. Se lo aseguro
Me atrevo a decir que ciertos sufrimientos de la sociedad derivan de una profunda crisis en la Iglesia. Me parece que el primer y el sexto mandamientos han sido decapitados: la primacía de Dios y la pureza de nuestra vida. Cuando esos colapsan, los otros también caen con el tiempo. Pero todo parte de un problema de fe. Cuando tenemos miedo de anunciar verdades impopulares, en la raíz hay una disminución en nuestra fe.
                           
Aquí está el texto completo:


La vocación de una partera y los orígenes de la obra "Casa Belén".

Buenas tardes a todos. Antes de comenzar mi discurso, me gustaría agradecer especialmente al cardenal Bassetti, que quería honrarnos con su presencia. Agradezco el trabajo de Don Dídimo Mantiero, su escuela y el prestigioso jurado por haber querido darme un reconocimiento tan importante. Fue una sorpresa que nunca imaginé. No me gusta el centro de atención y me impresiona ser recompensado junto a figuras gigantes *, pero una de las cosas que aprendí en la vida es la obediencia a los eventos, que es aceptar serenamente tanto las ametralladoras como las apreciaciones.
                                          
Trataré de volver sobre los pasos básicos de mi viaje y los fundamentos que me guiaron hasta aquí. El trabajo de Casa Betlemme viene de lejos y va hacia el futuro. Tiene sus raíces y tiene su misión.

Las raíces son fundamentales. Casa Betlemme nació de mi profesión obstétrica, porque trabajé 40 años en el hospital. Sentí fuertemente la vocación obstétrica desde niña, y también lo hice en contra de los consejos de los profesores que me reconocieron un talento en las bellas artes y querían disuadirme del estudio de la obstetricia.

Todo nació, sin embargo, también de mi familia que alguien llamaría "tradicional", pero fue ejemplar y me ayudó a comenzar esta obra un poco loca. Ahí es donde respiré la fe en contacto con la sabiduría de la naturaleza. Los padres campesinos me educaron en el valor del sacrificio, dando testimonio de la fidelidad de su amor. Han sido capaces de amarse toda la vida.

La emoción que siento al recibir tu reconocimiento esta noche es doble porque vine a recibir un gran premio en la misma tierra donde mi padre hace 100 años recibió el tormento de tres años de prisión después de la derrota en Caporetto. Era un campesino toscano analfabeta que solo sabía cómo manejar bien la azada, pero a los 18 años le pusieron un arma en los brazos. Deportado al campo de concentración austrohúngaro, mientras que los demás se dejaron morir de hambre, logró sobrevivir gracias a un sueño que lo mantuvo en pie: tener un día una familia y una niña de ojos negros. Esa niña soy yo.

De vuelta a casa después de tres años, había pobreza y él quería ser un agricultor pero un hombre libre. Así emigró, analfabeto autodidacta, once años en los Estados Unidos para poder comprar dos hectáreas de tierra en Arezzo, para cultivar en libertad. Los primeros ahorros que obtuvo en Estados Unidos los envió de inmediato a comprar una granja a sus padres. Al final de la Segunda Guerra Mundial, dado que él sabía bien inglés y podía actuar como intérprete, los Aliados le ofrecieron a este campesino posibilidades de trabajo en Florencia.

Pero prefería quedarse con su familia, con la que tanto había soñado, en ese pañuelo de la campiña toscana. Siempre decía: "¡la familia en primer lugar, no la enfermedad del dinero!" En el pueblo lo llamaron "el filósofo cristiano". Y el médico profesor que lo trató durante la prueba de la enfermedad, lamentó no haber podido conocer antes a un hombre tan sabio, que trasmitía la paz.

Me convertí en partera en 1959 y usaba mis vacaciones para viajar. En mi primer viaje a Tierra Santa, en 1964 en Belén, tuve la fuerte intuición que dio el nacimiento a la obra: mientras que en el Vaticano estaba el Concilio, entendí dentro de esa Gruta que la procreación se convertiría en una cuestión epocal y dramática, y que el tercer milenio tendrá que volver a arrodillarse ante el Creador. De vuelta al trabajo, encontré a una mujer embarazada, pobre y casada de 24 años en la sala. Tenía cáncer pero no tenía la intención de abortar, incluso antes de la consulta de los tres especialistas. Permanecí junto a ella, nació la bebé, era sana y tenía dos bellísimos ojos azules. Lo llevé a casa, fue mi primer amor. La mantuve conmigo hasta que esa valiente madre se recuperó lentamente. Y hoy con su esposo ella es abuela. Porque Dios es un rey, devuelve vida por vida a aquellos que ponen el respeto de la vida en primer lugar.

Un "hospital de campaña" acerca de la procreática en tiempos del Concilio Vaticano II: obra pionera en el cuidado pastoral de la vida naciente. La prevención del aborto y los frutos del departamento de acogida.

Casa Belén nació de la heroica elección de esa joven madre enferma. En ese momento pensé que terminaría allí, en cambio, Dios tenía un proyecto. Ese niño acogido se convirtió en el primero de una larga serie. El Señor, que es un padre bueno, y sus proyectos te los hace entender lentamente: porque sabe que de lo contrario te asustarías y huirías.
Comencé a colaborar con el Tribunal de Menores, el Istituto degli Innocenti en Florencia, la sala de pediatría, los servicios sociales, las parroquias y luego, cuando llegó, con el Movimiento por la Vida. Lo hice gratis. He recibido en tutela a recién nacidos procedentes del abandono, de la violencia, de las peores tragedias de las periferias existenciales. Algunos de ellos se quedaron conmigo durante unos meses, alguno durante 25 años.
En la década de 1970, con la llegada de la ley 194, las "madres solteras" comenzaron a llamar a mi puerta, desde todas partes de Italia y luego del mundo, mujeres de todas las religiones. En un momento mi casa se volvió estrecha y le pregunté a mi padre por mi parte de la herencia. Utilicé esa hectárea de tierra para construir, con enormes sacrificios personales y la ayuda de algunos voluntarios, algunas casas donde albergar las "maternidades difíciles". Con un término de moda hoy podemos llamarlo un pequeño "hospital de campaña": una mini-aldea de solidaridad, donde he recibido docenas de historias de sufrimiento y casos sociales. Historias no contadas de catarsis humana, donde vi florecer lo impensable gracias a esa agotadora maternidad.
Nunca mantuve las cuentas porque no tenía tiempo y soy alérgica la burocracia. La única cifra de la que estoy seguro es que ninguna mujer ha vuelto a mí lamentando haber aceptado la vida. Ni siquiera la niña de once años embarazada de incesto, la prostituta o la mujer víctima de violencia, son los llamados "casos límite". Lo importante es que la mujer se siente amada, no sola.
Entre el trabajo en el hospital, la recepción y las conversaciones con mujeres, creo que hay unos cientos de niños retirados de la pena de aborto, y la misma cantidad de mujeres que han descubierto la libertad de no abortar en Casa Betlemme. La vida es libertad. No les di ayuda a estas mujeres. Les ayudé a recuperar su dignidad y a volver a la autonomía en medio de la sociedad. La maternidad era su adecuada "terapia". La única. Esos cientos de niños no deberían haber estado allí y hoy son ciudadanos adultos que producen, pagan impuestos, tienen una familia. Esta fruta tiene un valor social y económico que en nuestra época de invierno demográfico (yo diría del "infierno" demográfico) se define como "capital humano".

El "bálsamo de la misericordia": una obra de acompañamiento al lado de las mujeres heridas por el trauma post-aborto.
En este hospital de campo me especialicé en cuidar no solo de s es más difíciles sino también de las maternidades negadas. De esas mujeres, es decir, que han tomado una decisión diferente y han regresado, quizás décadas más tarde con el pelo blanco, para traerme su tormento que resurge y no pasa. Los ayudo usando el bálsamo de la misericordia y la mirada de la trascendencia, en un camino de acompañamiento entre espiritualidad y psicología.
La misericordia de Dios puede "aterrizar" sólo donde encuentra arrepentimiento y, por lo tanto, es necesario llamar al pecado por su nombre y comprender la gravedad de ese gesto. Pero luego alzar la mirada a Jesús, que es misericordioso, es decir, él desciende con el corazón sobre nuestras miserias y las lava con su sangre. Él es el único remedio capaz de curar un corazón de esa herida visceral. Les explico a las mujeres que la mejor cura de belleza no proviene del esteticista sino del confesionario.
Este tipo de consultoría es particularmente delicada y desde hace 50 años la realizo sola, en la discreción absoluta, con paciencia y atención. Mujeres de todos los niveles culturales que vienen de toda Italia. Charlas atemporales, con maravillosas frutos que tienen un inmenso valor a nivel personal y familiar. Las mujeres que alcanzan la curación y la "resurrección" se reúnen con su hijo abortado que no terminó en un agujero negro y no es un "ángel" sino una criatura inocente, vive en la eternidad y un día su madre lo abrazará nuevamente. En este servicio desarrollé mi propia "receta" que condensé en un texto titulado Carta a una mujer herida.

El Papa Francisco hoy insiste en una "Iglesia en salida". Desde la maternidad adoptiva hasta la "maternidad sin fronteras", la fundadora de Casa Belén ya era testigo de una Iglesia que se dirigía hacia las periferias existenciales.

Como mencioné antes, mientras continuaba trabajando en el hospital, usé mis vacaciones para viajar. He salido de mi hectárea de tierra para servir la vida naciente en los rincones más pobres del mundo y a los lados delos caminos, en un "servicio personal a la maternidad sin fronteras". Una gran cantidad de inconsciencia y un espíritu de aventura me han sostenido en medio de guerras y desastres humanitarios: India, Bangladesh, África, México, el infierno de Camboya, la Irpinia azotada por el terremoto, la Bosnia de la violación étnica. También hice esos viajes para hacer comparaciones, quería observar y estudiar cómo se trataba la maternidad en otras culturas y contextos geográficos. Incluso en países ricos: Estados Unidos, Inglaterra, Suecia. Luego fui a misiones pero también a clínicas universitarias. En 1979, cuando las fronteras aún estaban cerradas, llamé a la puerta del hospital de Pekín y me enfrenté al ginecólogo primario que era una mujer que había estudiado en París. Fue una linda entrevista.
Entre los años 1960 y 1970 pensé que para responder mejor a las catástrofes humanitarias en las que me sumergí, a pesar de ser partera, necesitaba otras cuatro cosas: aprender un idioma, convertirme en ginecólogo, tener una clínica con ruedas (es decir, una ambulancia) y saber volar un helicóptero. Así que tomé un diploma como intérprete, asistí a la facultad de medicina en Florencia durante cuatro años y compré los primeros instrumentos para equiparme en una ambulancia. Mientras tanto en Roma pasé las pruebas para la patente del helicóptero. En cierto punto, sin embargo, tuve que tomar decisiones porque cada ejercicio de vuelo me costaba medio salario.

La atención a los signos de los tiempos: el compromiso cultural y la apertura del "departamento de formación". Desde la década de 1980, Casa Betlemme se ha convertido en una escuela de vida.

A principios de la década de 1980, me di cuenta de que la pobreza cultural crecía en estos temas con nosotros. El obispo de Bangkok quería que me quedara y abriera una casa allí. Pero sentí que mi misión estaba aquí en nuestro oeste desesperado y amante del placer. Vi crecer la emergencia educativa, la degradación moral dentro y fuera de las sacristías, la desinformación pastoral y su daño. Entonces decidí abrir otro departamento: la capacitación como clave para la prevención. Para prepararme asistí a la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Roma, donde conocí a mis maestros, los gigantes de la fe y la ciencia: Lejeune, la señora Półtawska, la ginecóloga Capella con los cónyuges Billings junto con Sgreccia y Caffarra. Pero sobre todo conocí a San Juan Pablo II: con sus enseñanzas me sentí particularmente fuerte.
Las lecciones de estas grandes figuras las traje a mi  diócesis, comenzando una intensa actividad de capacitación. Organicé cursos y talleres para jóvenes, cónyuges, educadores, sacerdotes y trabajadores de la salud. Y consejos continuos a los cónyuges. Así, la Casa de Belén ha ampliado su acción para convertirse en una escuela de vida donde se forman formadores y generaciones de familias cristianas. Por lo tanto, más que un hospital de campaña, lo llamo una pequeña Universidad de amor para la persona, con una Facultad de la vida. A donde muchos han pasado: vírgenes y prostitutas, analfabetos y profesores, jóvenes y viejos, artistas y periodistas, obispos y vagabundos, familias heridas. Y muchas parejas de enamorados.
Nuestra escuela se ocupa de la procreación, diseminando tres materias: alfabetización bioética, teología del cuerpo (la de San Juan Pablo II) y enseñanza de métodos naturales para la regulación de la fertilidad.
Continuamos con lo que Wojtyla esperaba como un "nuevo feminismo" que parte de la grandeza de la maternidad como una realidad ontológica, es decir, una sustancia profunda de la naturaleza femenina, no un accesorio opcional. Toda mujer debe sentir que pertenece a alguien: a un esposo o a Cristo. Y toda mujer debe alegrarse de sentirse mujer, novia y madre: tres dimensiones que deben ir en armonía. Esto también se aplica a la religiosa, ser capaz de ternura en su alegre elección de oblación. La mujer es visceralmente madre: en la mente, en el corazón y en el cuerpo. Y se realiza plenamente sólo cuando vive su maternidad: que puede ser física, adoptiva o espiritual.
La gente necesita redescubrir la sacralidad de la vida, pero también la sacralidad del gesto que lo permite. En Casa Betlemme tratamos de contrarrestar tanto la desinformación como las dos corrientes que se encuentran en varios niveles: el relativismo moral y el angelismo. A los cónyuges y a los consagrados les explico que Dios no nos ha hecho con las alas sino con los genitales. Les explico que el Creador, en su sabiduría, nos hizo bien incluso de la cintura para abajo. Mientras que el hombre moderno se ha engañado a sí mismo para corregir lo que Dios ya ha creado perfectamente. Un concepto básico que trato de transmitir es lo sagrado de la fisiología femenina, en una visión creatural. Es algo muy diferente de aquellos a quienes les gustaría deificar la naturaleza como "madre tierra". Queremos que las personas encuentren asombro y respeto por la ley que el Creador ha impreso en la naturaleza, hecha de armonía y belleza, por amor.
Hoy, finalmente, incluso los mundos médico y feminista están comenzando a reevaluar la sabiduría del Creador. Lo llamo "el círculo de la vida": primero entendieron que debemos desmedicalizar el embarazo. Es decir, la gestación no es una enfermedad. Luego se dieron cuenta de que necesitamos desmedicalizar el nacimiento, con menos intervencionismo. Luego se dieron cuenta de la importancia de la lactancia materna. La última etapa, que cierra el círculo, será la desmedicalización en el manejo de la fertilidad. Hay quienes todavía insisten en resistirse, por una variedad de razones. Desafortunadamente, muchos pastores y teólogos insisten en la anticoncepción, como hemos visto en los sínodos recientes. Depende de nosotros, los laicos, hacerles saber que están completamente equivocados. El futuro son los métodos naturales. Repito: el futuro son métodos naturales. Se trata de la calidad del amor y la calidad de la generación, es decir, de la familia. La anticoncepción es una vieja propuesta. E incluso el tubo de ensayo no tiene futuro. Porque la naturaleza no tolera la violencia por mucho tiempo, incluso en los ovarios.
En nuestra escuela ayudamos a las personas a superar prejuicios y malentendidos, como el que confunde los métodos naturales para una técnica católica o la anticoncepción ecológica para no tener hijos. En cambio, es un estilo de vida hecho de autoconocimiento y el ejercicio de la virtud por amor, en fidelidad mutua, en una apertura razonable a la vida. Al superar la información errónea, la gente se da cuenta de que el mensaje de la Humanae Vitae, si lo desea, funciona en todas las latitudes, incluso en las periferias existenciales. Es un conocimiento de sí mismo (fertiliy awareness) que en primer lugar hace bien a la persona antes a la pareja: también lo introduje en conventos y monasterios y podría pasar horas contándoles los maravillosos frutos entre las mujeres consagradas (incluso hermanas chinas de la Iglesia clandestina).
Me gustaría enfatizar que todo este compromiso con la ciencia y la cultura tiene un profundo valor social: ayudar a la Iglesia a transmitir la Humanae vitae significa difundir el esplendor de la verdad y hacer que se convierta en una praxis entre las personas. Es un mensaje encarnado por el que pasa la satisfacción sexual y la felicidad de muchas familias, que se abren a la vida y permanecen unidas. En otras palabras, significa construir familias más sólidas en la era del amor líquido.

Los frutos del compromiso cultural: una fraternidad de misioneros laicos en las fuentes de la vida humana.

Encontré una cierta armonía entre el trabajo de Don Dídimo y Casa Betlemme. Yo también, en mi pequeña medida, abrí una escuela de cultura católica. Era una joven partera de Acción Católica, pero sentí que era necesario trabajar más culturalmente en el campo de la procreática, transmitiendo conocimientos y valores a los jóvenes. Me di cuenta de esto en un hospital de Londres durante un período de estudio, al ver a mujeres italianas jóvenes que volaban durante el fin de semana para abortar, cuando todavía no teníamos la ley 194. Volví molesta, hablé de eso en Acción Católica, pero los tiempos no estaban maduros, así que tuve que caminar sola.
Fue muy agotador pero abrí un camino. Desde que era niña, he sido muy decidida y de vez en cuando mi padre solía decirme: "¡Serás pionera abriendo caminos!". No entendí y él me respondió: "lo entenderás cuando seas grande...". Enseñé la Humanae vitae primero en los valles de mi diócesis, luego cada vez más en Italia. Un compromiso agotador y generalizado, por el amor de la Iglesia. Cursos de capacitación, noches de sensibilización, laboratorios y consultas continuas: primero solo durante años, luego se unieron algunos colaboradores que están entusiasmados con este trabajo.
Los colaboradores están creciendo y la fraternidad está creciendo: somos laicos, casados ​​y no, que viven de su propio trabajo inmersos en el mundo y han decidido gastar sus vidas en serio (y gratis) en el trabajo de Casa Betlemme,  como voluntarios calificados. Son profesionales de todos los ámbitos de la vida, piden prepararse aquí y, a veces, alguien decide detenerse. O abren un grupo local en su realidad. Tenemos una Regla de vida que dice Ora, stude  et labora (ora, estudia y trabaja).
A veces me pregunto qué impulsa a tantas familias jóvenes a arrojarse en esta obra, qué las atrae. Algunas de ellas están aquí conmigo esta noche. Si les preguntas, te dirán que han estado fascinados por la armonía entre la ciencia y la fe, combinando acción y contemplación, por compromiso social y por compromiso moral, al mantener la caridad unida con la verdad. Encontraron en Casa Betlemme una moralidad encarnada que se convierte en un bálsamo para los corazones. Yo lo defino "carisma de armonía", que me parece agradable tanto desde las aceras como desde las academias. Y, dadas los frutos cada vez más abundantes, me parece que es una respuesta adecuada a los tiempos que vivimos.
En el gran jardín de la Iglesia, donde florecen tantas obras preciosas a lo largo de los siglos, evidentemente también era necesario este pequeño trabajo: como respuesta precisa a una necesidad de nuestro tiempo, una necesidad que desafortunadamente me parece dramática en el catolicismo de hoy, además de que en la  que en la sociedad.
Ejercitando la obediencia y mucha paciencia típicamente femenina, tuve que esperar 40 años para obtener un reconocimiento oficial de la Iglesia: un tiempo bíblico que nos permitió alcanzar la madurez en la historia. Fue nuestro obispo Bassetti quien reconoció este carisma. Después de ver los frutos y conocer de cerca la fraternidad, en Navidad de 2005 quiso aprobarnos como una obra de la Iglesia, es decir, como una asociación pública de fieles. Cuando le habló de ello a Benedicto XVI, el Papa le dijo con satisfacción: "estas son personas que viven y sirven la Veritatis splendor [[[ de la verdad, que es una encíclica Fundamental de Juan Pablo II sobre la verdad moral]]]". Por lo tanto, tengo una inmensa gratitud hacia nuestro querido cardenal Bassetti, quien se ha convertido en el padre de este trabajo y lo ha hecho despegar.
Llevamos a cabo una misión secular, moderna y específica. Mi objetivo, en última instancia, no es preparar intelectuales de la bioética ni espiritualistas desencarnados, sino apóstoles inteligentes, capaces de dar testimonio en el seno de la sociedad. Y llevar a cabo una de las obras de misericordia espiritual más urgentes hoy en día: es decir, "instruir al ignorante" sobre el Evangelio de la vida.
Un pequeño ejemplo de nuestro apostolado itinerante donde, entre ciencia y fe, también usamos el lenguaje artístico. El sínodo de los obispos sobre la familia en 2015 pidió encontrar nuevos idiomas para transmitir ciertas enseñanzas que la gente no entiende bien (Instrumentum laboris n. 78). Mis colaboradores aceptaron el desafío al crear una especie de espectáculo (un recital titulado "Del cielo a la tierra") donde se habla de la belleza del amor conyugal de acuerdo con el plan de Dios, usando canciones y poesía, reflexiones entre danza y colores. Hablar de la Humanae Vitae en forma de espectáculo es un experimento que está funcionando maravillosamente: ya hemos sensibilizado a 4000 personas en Italia y mañana por la noche estaremos en Verona para la 32ª etapa. Las familias de Casa Belén nos están preparando para talentos, testimonios personales y mucho sacrificio, autofinanciados. Espero que tarde o temprano, incluso algunos obispos mirarán para ver este hermoso proyecto nacido desde abajo, del pueblo de Dios.

Otra característica de la obra Casa Belén: la pequeñez y la pobreza, en un ocultamiento deseado.

Las obras de Dios Él las conduce a su manera. Y cuando lo consideró apropiado, también sacó a la luz este trabajo. Como les dije, fue el cardenal Bassetti quien sacó a la luz esta obra. Se la entregué a la Iglesia después de haberla llevado durante 40 años escondida y en silencio, lejos de los reflectores. Simplemente seguí las leyes de la naturaleza: cada criatura, para nacer bien, debe ser custodiada y protegida en la gestación.
Otra característica de este pequeño hospital de campaña es la pobreza, que es la locura de un estilo franciscano. Por lo general, los hospitales viven de convenciones y fondos públicos. En cambio, quería confiar en fuertes convicciones y total gratuidad. Porque me di cuenta de que estás parado solo si permaneces de rodillas. Si el portador no es una persona pobre, "el Mandante” no es el protagonista. La pobreza es muy agotadora, te hace ejercitar la fe, pero a cambio te da una libertad que es alegría (libertad incluso para hablar). Hubo un tiempo en que tenía más deudas que cabellos. Cuando ni siquiera tienes dinero para comprar medias, te pones los pantalones. Y ¡adelante!
Cuando abrí la Casa de Belén era en la década de 1960 y mi obispo Monseñor Cioli, que regresaba del Concilio Vaticano II, me ordenó que mientras estuviera viva debería tener la Eucaristía conmigo en casa. Así, el establo con el pesebre, donde mis padres mantenían a los animales, se convirtió en una capilla que es el corazón que sostiene todo el trabajo: un cenáculo de oración y adoración. Con una espiritualidad centrada en el misterio de la Encarnación y en la exaltación de la maternidad de María Corredentora.
Nunca quise el apoyo de políticos y personas poderosas, preferí unirme a tres santos: Francisco de Asís,  Catalina de Siena y Teresa de Lisieux, en la armonía de tres espiritualidades en las que me reconozco. Los elegí como patronos, junto con la Virgen María, que es la directora [regista] perfecta de la historia, de cada historia y también de la historia de Casa Betlemme.

Reflexiones finales. Un par de diagnósticos y "recetas", pensando en el futuro.

He tratado de contarles mi camino y me disculpo si robé unos minutos. Les he explicado algunas profundas convicciones a las que llegué escuchando la vida concreta de miles de mujeres y parejas, caminando junto a ellas. El consultorio obstétrico es como un confesionario especial, más frecuentado que el de los sacerdotes. Y a cierta edad ves las cosas con más síntesis y claridad, como desde lo alto por una pequeña ventana.
Mi experiencia fue forjada en la soledad, en la tribulación y en el  fuego, incluso el fuego amigo. Porque el "Evangelio de la vida", como todo el Evangelio, perturba las conciencias. En lo que consumí mi existencia y todas mis posesiones es un campo lleno de espinas, el capítulo más incómodo de todo el Magisterio.
San Juan Pablo II dijo como profeta que estamos llamados a la impopularidad en estos temas candentes, a ser acusados ​​de dureza, malentendidos y más: hoy decimos "rigidez". Aprendí que el testimonio es diálogo pero también combate, debemos saber combinar dulzura y firmeza. Siempre les repito a mis colaboradores que deben prepararse para el martirio de las ideas y el martirio del corazón. En otras palabras, para permanecer fieles a toda la verdad, necesitamos el coraje de abandonar la carrera y el índice de aceptación, asumiendo perder por el camino ciertas amistades, a veces incluso las más queridas. Dolorosamente, pero en la alegría franciscana.
En conclusión, si tuviera que resumir nuestra tarea en la sociedad, diría esto: frente a la enfermedad generalizada de "3S" [[soldi, sesso, successo]], que es dinero, sexo y éxito, tratamos de responder con la terapia "3P", que es pobreza, pureza, pequeñez. Con dosis siempre abundantes de oración. Es una receta que da fruto y tiene futuro. Se lo aseguro
Me atrevo a decir que ciertos sufrimientos de la sociedad derivan de una profunda crisis en la Iglesia. Me parece que el primer y el sexto mandamientos han sido decapitados: la primacía de Dios y la pureza de nuestra vida. Cuando esos colapsan, los otros también caen con el tiempo. Pero todo parte de un problema de fe. Cuando tenemos miedo de anunciar verdades impopulares, en la raíz hay una disminución en nuestra fe.
La crisis de la fe viaja junto con la crisis de la castidad: una palabra obsoleta que perturba a muchos y nos desafía a todos. Es la palabra clave, palabra profética en esta sociedad decadente hecha de fango y sangre. La castidad es una virtud no trivial pero básica para toda vocación: para la fidelidad y la felicidad de los cónyuges, para la salud de nuestros jóvenes, para el equilibrio de una vida consagrada, para el bien de una persona con tendencia homosexual. Es la falta de castidad lo que lleva a la infidelidad y al colapso de las familias. Y es la falta de castidad lo que ha llevado a algunos sacerdotes a desfigurar el rostro de la Iglesia. Hace unos años, le señalé al cardenal Caffarra que incluso el ardiente debate de los últimos Sínodos, si lo pensamos bien, recapitula básicamente la gran cuestión de la castidad. Ese es siempre el quid de la cuestión: de vivir "como hermano y hermana" de los divorciados a la cuestión de la Humanae vitae, de la de los jóvenes a la del celibato sacerdotal.
Con mis colaboradores insisto en la lealtad al "BTD": Biblia, Tradición y Doctrina. Nosotros también en la Casa de Belén rezamos continuamente para apoyar a nuestros pastores, para que sepan resistir las presiones del mundo y nos confirmen en la fe.


Documentazione video:
Intervista a Flora prima della premiazione (TVA Bassano notizie del 7/11/2019):
 https://youtu.be/ddZ3a1YbBFw
Seconda intervista a Flora prima della premiazione: “Alle donne dico: non rinunciate alla gioia di un figlio” (Reteveneta, Tg Bassano del 7/11/2019):
 https://youtu.be/TXC5e1PNt_I
Video integrale della cerimonia di conferimento del 37º Premio Internazionale Cultura Cattolica (Bassano del Grappa 8/11/2019):
 https://youtu.be/0Oy1bS2N3T8
Servizio tv sull’intervento fatto dal card. Bassetti nel premio a Flora (TVA Bassano notizie del 09/11/2019):
“La primacía de Dios y la pureza de nuestra vida, cuando esos colapsan, con el tiempo los otros también caen"


SU 13 DE NOVIEMBRE DE 2019 DE COSTANZA MIRIANOIN COMMUNICATION




Me siento muy honrada de recibir y publicar exclusivamente el texto completo del discurso con el que Flora Gualdani aceptó el premio Cultura Católica. Léalo todo, tal vez un poco a la vez, y llegue al final, porque al final encontrará perlas, como esta:

En conclusión, si tuviera que resumir nuestra tarea en la sociedad, diría esto: frente a la enfermedad generalizada de "3S", [=soldi, sesso, successo]  que es dinero, sexo y éxito, tratamos de responder con la terapia "3P", que es pobreza, pureza, pequeñez. Con dosis siempre abundantes de oración. Es una receta que da fruto y tiene futuro. Se lo aseguro
Me atrevo a decir que ciertos sufrimientos de la sociedad derivan de una profunda crisis en la Iglesia. Me parece que el primer y el sexto mandamientos han sido decapitados: la primacía de Dios y la pureza de nuestra vida. Cuando esos colapsan, los otros también caen con el tiempo. Pero todo parte de un problema de fe. Cuando tenemos miedo de anunciar verdades impopulares, en la raíz hay una disminución en nuestra fe.
                           
Aquí está el texto completo:


La vocación de una partera y los orígenes de la obra "Casa Belén".

Buenas tardes a todos. Antes de comenzar mi discurso, me gustaría agradecer especialmente al cardenal Bassetti, que quería honrarnos con su presencia. Agradezco el trabajo de Don Dídimo Mantiero, su escuela y el prestigioso jurado por haber querido darme un reconocimiento tan importante. Fue una sorpresa que nunca imaginé. No me gusta el centro de atención y me impresiona ser recompensado junto a figuras gigantes *, pero una de las cosas que aprendí en la vida es la obediencia a los eventos, que es aceptar serenamente tanto las ametralladoras como las apreciaciones.
                                          
Trataré de volver sobre los pasos básicos de mi viaje y los fundamentos que me guiaron hasta aquí. El trabajo de Casa Betlemme viene de lejos y va hacia el futuro. Tiene sus raíces y tiene su misión.

Las raíces son fundamentales. Casa Betlemme nació de mi profesión obstétrica, porque trabajé 40 años en el hospital. Sentí fuertemente la vocación obstétrica desde niña, y también lo hice en contra de los consejos de los profesores que me reconocieron un talento en las bellas artes y querían disuadirme del estudio de la obstetricia.

Todo nació, sin embargo, también de mi familia que alguien llamaría "tradicional", pero fue ejemplar y me ayudó a comenzar esta obra un poco loca. Ahí es donde respiré la fe en contacto con la sabiduría de la naturaleza. Los padres campesinos me educaron en el valor del sacrificio, dando testimonio de la fidelidad de su amor. Han sido capaces de amarse toda la vida.

La emoción que siento al recibir tu reconocimiento esta noche es doble porque vine a recibir un gran premio en la misma tierra donde mi padre hace 100 años recibió el tormento de tres años de prisión después de la derrota en Caporetto. Era un campesino toscano analfabeta que solo sabía cómo manejar bien la azada, pero a los 18 años le pusieron un arma en los brazos. Deportado al campo de concentración austrohúngaro, mientras que los demás se dejaron morir de hambre, logró sobrevivir gracias a un sueño que lo mantuvo en pie: tener un día una familia y una niña de ojos negros. Esa niña soy yo.

De vuelta a casa después de tres años, había pobreza y él quería ser un agricultor pero un hombre libre. Así emigró, analfabeto autodidacta, once años en los Estados Unidos para poder comprar dos hectáreas de tierra en Arezzo, para cultivar en libertad. Los primeros ahorros que obtuvo en Estados Unidos los envió de inmediato a comprar una granja a sus padres. Al final de la Segunda Guerra Mundial, dado que él sabía bien inglés y podía actuar como intérprete, los Aliados le ofrecieron a este campesino posibilidades de trabajo en Florencia.

Pero prefería quedarse con su familia, con la que tanto había soñado, en ese pañuelo de la campiña toscana. Siempre decía: "¡la familia en primer lugar, no la enfermedad del dinero!" En el pueblo lo llamaron "el filósofo cristiano". Y el médico profesor que lo trató durante la prueba de la enfermedad, lamentó no haber podido conocer antes a un hombre tan sabio, que trasmitía la paz.

Me convertí en partera en 1959 y usaba mis vacaciones para viajar. En mi primer viaje a Tierra Santa, en 1964 en Belén, tuve la fuerte intuición que dio el nacimiento a la obra: mientras que en el Vaticano estaba el Concilio, entendí dentro de esa Gruta que la procreación se convertiría en una cuestión epocal y dramática, y que el tercer milenio tendrá que volver a arrodillarse ante el Creador. De vuelta al trabajo, encontré a una mujer embarazada, pobre y casada de 24 años en la sala. Tenía cáncer pero no tenía la intención de abortar, incluso antes de la consulta de los tres especialistas. Permanecí junto a ella, nació la bebé, era sana y tenía dos bellísimos ojos azules. Lo llevé a casa, fue mi primer amor. La mantuve conmigo hasta que esa valiente madre se recuperó lentamente. Y hoy con su esposo ella es abuela. Porque Dios es un rey, devuelve vida por vida a aquellos que ponen el respeto de la vida en primer lugar.

Un "hospital de campaña" acerca de la procreática en tiempos del Concilio Vaticano II: obra pionera en el cuidado pastoral de la vida naciente. La prevención del aborto y los frutos del departamento de acogida.
Casa Belén nació de la heroica elección de esa joven madre enferma. En ese momento pensé que terminaría allí, en cambio, Dios tenía un proyecto. Ese niño acogido se convirtió en el primero de una larga serie. El Señor, que es un padre bueno, y sus proyectos te los hace entender lentamente: porque sabe que de lo contrario te asustarías y huirías.
Comencé a colaborar con el Tribunal de Menores, el Istituto degli Innocenti en Florencia, la sala de pediatría, los servicios sociales, las parroquias y luego, cuando llegó, con el Movimiento por la Vida. Lo hice gratis. He recibido en tutela a recién nacidos procedentes del abandono, de la violencia, de las peores tragedias de las periferias existenciales. Algunos de ellos se quedaron conmigo durante unos meses, alguno durante 25 años.
En la década de 1970, con la llegada de la ley 194, las "madres solteras" comenzaron a llamar a mi puerta, desde todas partes de Italia y luego del mundo, mujeres de todas las religiones. En un momento mi casa se volvió estrecha y le pregunté a mi padre por mi parte de la herencia. Utilicé esa hectárea de tierra para construir, con enormes sacrificios personales y la ayuda de algunos voluntarios, algunas casas donde albergar las "maternidades difíciles". Con un término de moda hoy podemos llamarlo un pequeño "hospital de campaña": una mini-aldea de solidaridad, donde he recibido docenas de historias de sufrimiento y casos sociales. Historias no contadas de catarsis humana, donde vi florecer lo impensable gracias a esa agotadora maternidad.
Nunca mantuve las cuentas porque no tenía tiempo y soy alérgica la burocracia. La única cifra de la que estoy seguro es que ninguna mujer ha vuelto a mí lamentando haber aceptado la vida. Ni siquiera la niña de once años embarazada de incesto, la prostituta o la mujer víctima de violencia, son los llamados "casos límite". Lo importante es que la mujer se siente amada, no sola.
Entre el trabajo en el hospital, la recepción y las conversaciones con mujeres, creo que hay unos cientos de niños retirados de la pena de aborto, y la misma cantidad de mujeres que han descubierto la libertad de no abortar en Casa Betlemme. La vida es libertad. No les di ayuda a estas mujeres. Les ayudé a recuperar su dignidad y a volver a la autonomía en medio de la sociedad. La maternidad era su adecuada "terapia". La única. Esos cientos de niños no deberían haber estado allí y hoy son ciudadanos adultos que producen, pagan impuestos, tienen una familia. Esta fruta tiene un valor social y económico que en nuestra época de invierno demográfico (yo diría del "infierno" demográfico) se define como "capital humano".

El "bálsamo de la misericordia": una obra de acompañamiento al lado de las mujeres heridas por el trauma post-aborto.
En este hospital de campo me especialicé en cuidar no solo de s es más difíciles sino también de las maternidades negadas. De esas mujeres, es decir, que han tomado una decisión diferente y han regresado, quizás décadas más tarde con el pelo blanco, para traerme su tormento que resurge y no pasa. Los ayudo usando el bálsamo de la misericordia y la mirada de la trascendencia, en un camino de acompañamiento entre espiritualidad y psicología.
La misericordia de Dios puede "aterrizar" sólo donde encuentra arrepentimiento y, por lo tanto, es necesario llamar al pecado por su nombre y comprender la gravedad de ese gesto. Pero luego alzar la mirada a Jesús, que es misericordioso, es decir, él desciende con el corazón sobre nuestras miserias y las lava con su sangre. Él es el único remedio capaz de curar un corazón de esa herida visceral. Les explico a las mujeres que la mejor cura de belleza no proviene del esteticista sino del confesionario.
Este tipo de consultoría es particularmente delicada y desde hace 50 años la realizo sola, en la discreción absoluta, con paciencia y atención. Mujeres de todos los niveles culturales que vienen de toda Italia. Charlas atemporales, con maravillosas frutos que tienen un inmenso valor a nivel personal y familiar. Las mujeres que alcanzan la curación y la "resurrección" se reúnen con su hijo abortado que no terminó en un agujero negro y no es un "ángel" sino una criatura inocente, vive en la eternidad y un día su madre lo abrazará nuevamente. En este servicio desarrollé mi propia "receta" que condensé en un texto titulado Carta a una mujer herida.

El Papa Francisco hoy insiste en una "Iglesia en salida". Desde la maternidad adoptiva hasta la "maternidad sin fronteras", la fundadora de Casa Belén ya era testigo de una Iglesia que se dirigía hacia las periferias existenciales.
Como mencioné antes, mientras continuaba trabajando en el hospital, usé mis vacaciones para viajar. He salido de mi hectárea de tierra para servir la vida naciente en los rincones más pobres del mundo y a los lados delos caminos, en un "servicio personal a la maternidad sin fronteras". Una gran cantidad de inconsciencia y un espíritu de aventura me han sostenido en medio de guerras y desastres humanitarios: India, Bangladesh, África, México, el infierno de Camboya, la Irpinia azotada por el terremoto, la Bosnia de la violación étnica. También hice esos viajes para hacer comparaciones, quería observar y estudiar cómo se trataba la maternidad en otras culturas y contextos geográficos. Incluso en países ricos: Estados Unidos, Inglaterra, Suecia. Luego fui a misiones pero también a clínicas universitarias. En 1979, cuando las fronteras aún estaban cerradas, llamé a la puerta del hospital de Pekín y me enfrenté al ginecólogo primario que era una mujer que había estudiado en París. Fue una linda entrevista.
Entre los años 1960 y 1970 pensé que para responder mejor a las catástrofes humanitarias en las que me sumergí, a pesar de ser partera, necesitaba otras cuatro cosas: aprender un idioma, convertirme en ginecólogo, tener una clínica con ruedas (es decir, una ambulancia) y saber volar un helicóptero. Así que tomé un diploma como intérprete, asistí a la facultad de medicina en Florencia durante cuatro años y compré los primeros instrumentos para equiparme en una ambulancia. Mientras tanto en Roma pasé las pruebas para la patente del helicóptero. En cierto punto, sin embargo, tuve que tomar decisiones porque cada ejercicio de vuelo me costaba medio salario.

La atención a los signos de los tiempos: el compromiso cultural y la apertura del "departamento de formación". Desde la década de 1980, Casa Betlemme se ha convertido en una escuela de vida.
A principios de la década de 1980, me di cuenta de que la pobreza cultural crecía en estos temas con nosotros. El obispo de Bangkok quería que me quedara y abriera una casa allí. Pero sentí que mi misión estaba aquí en nuestro oeste desesperado y amante del placer. Vi crecer la emergencia educativa, la degradación moral dentro y fuera de las sacristías, la desinformación pastoral y su daño. Entonces decidí abrir otro departamento: la capacitación como clave para la prevención. Para prepararme asistí a la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Roma, donde conocí a mis maestros, los gigantes de la fe y la ciencia: Lejeune, la señora Półtawska, la ginecóloga Capella con los cónyuges Billings junto con Sgreccia y Caffarra. Pero sobre todo conocí a San Juan Pablo II: con sus enseñanzas me sentí particularmente fuerte.
Las lecciones de estas grandes figuras las traje a mi  diócesis, comenzando una intensa actividad de capacitación. Organicé cursos y talleres para jóvenes, cónyuges, educadores, sacerdotes y trabajadores de la salud. Y consejos continuos a los cónyuges. Así, la Casa de Belén ha ampliado su acción para convertirse en una escuela de vida donde se forman formadores y generaciones de familias cristianas. Por lo tanto, más que un hospital de campaña, lo llamo una pequeña Universidad de amor para la persona, con una Facultad de la vida. A donde muchos han pasado: vírgenes y prostitutas, analfabetos y profesores, jóvenes y viejos, artistas y periodistas, obispos y vagabundos, familias heridas. Y muchas parejas de enamorados.
Nuestra escuela se ocupa de la procreación, diseminando tres materias: alfabetización bioética, teología del cuerpo (la de San Juan Pablo II) y enseñanza de métodos naturales para la regulación de la fertilidad.
Continuamos con lo que Wojtyla esperaba como un "nuevo feminismo" que parte de la grandeza de la maternidad como una realidad ontológica, es decir, una sustancia profunda de la naturaleza femenina, no un accesorio opcional. Toda mujer debe sentir que pertenece a alguien: a un esposo o a Cristo. Y toda mujer debe alegrarse de sentirse mujer, novia y madre: tres dimensiones que deben ir en armonía. Esto también se aplica a la religiosa, ser capaz de ternura en su alegre elección de oblación. La mujer es visceralmente madre: en la mente, en el corazón y en el cuerpo. Y se realiza plenamente sólo cuando vive su maternidad: que puede ser física, adoptiva o espiritual.
La gente necesita redescubrir la sacralidad de la vida, pero también la sacralidad del gesto que lo permite. En Casa Betlemme tratamos de contrarrestar tanto la desinformación como las dos corrientes que se encuentran en varios niveles: el relativismo moral y el angelismo. A los cónyuges y a los consagrados les explico que Dios no nos ha hecho con las alas sino con los genitales. Les explico que el Creador, en su sabiduría, nos hizo bien incluso de la cintura para abajo. Mientras que el hombre moderno se ha engañado a sí mismo para corregir lo que Dios ya ha creado perfectamente. Un concepto básico que trato de transmitir es lo sagrado de la fisiología femenina, en una visión creatural. Es algo muy diferente de aquellos a quienes les gustaría deificar la naturaleza como "madre tierra". Queremos que las personas encuentren asombro y respeto por la ley que el Creador ha impreso en la naturaleza, hecha de armonía y belleza, por amor.
Hoy, finalmente, incluso los mundos médico y feminista están comenzando a reevaluar la sabiduría del Creador. Lo llamo "el círculo de la vida": primero entendieron que debemos desmedicalizar el embarazo. Es decir, la gestación no es una enfermedad. Luego se dieron cuenta de que necesitamos desmedicalizar el nacimiento, con menos intervencionismo. Luego se dieron cuenta de la importancia de la lactancia materna. La última etapa, que cierra el círculo, será la desmedicalización en el manejo de la fertilidad. Hay quienes todavía insisten en resistirse, por una variedad de razones. Desafortunadamente, muchos pastores y teólogos insisten en la anticoncepción, como hemos visto en los sínodos recientes. Depende de nosotros, los laicos, hacerles saber que están completamente equivocados. El futuro son los métodos naturales. Repito: el futuro son métodos naturales. Se trata de la calidad del amor y la calidad de la generación, es decir, de la familia. La anticoncepción es una vieja propuesta. E incluso el tubo de ensayo no tiene futuro. Porque la naturaleza no tolera la violencia por mucho tiempo, incluso en los ovarios.
En nuestra escuela ayudamos a las personas a superar prejuicios y malentendidos, como el que confunde los métodos naturales para una técnica católica o la anticoncepción ecológica para no tener hijos. En cambio, es un estilo de vida hecho de autoconocimiento y el ejercicio de la virtud por amor, en fidelidad mutua, en una apertura razonable a la vida. Al superar la información errónea, la gente se da cuenta de que el mensaje de la Humanae Vitae, si lo desea, funciona en todas las latitudes, incluso en las periferias existenciales. Es un conocimiento de sí mismo (fertiliy awareness) que en primer lugar hace bien a la persona antes a la pareja: también lo introduje en conventos y monasterios y podría pasar horas contándoles los maravillosos frutos entre las mujeres consagradas (incluso hermanas chinas de la Iglesia clandestina).
Me gustaría enfatizar que todo este compromiso con la ciencia y la cultura tiene un profundo valor social: ayudar a la Iglesia a transmitir la Humanae vitae significa difundir el esplendor de la verdad y hacer que se convierta en una praxis entre las personas. Es un mensaje encarnado por el que pasa la satisfacción sexual y la felicidad de muchas familias, que se abren a la vida y permanecen unidas. En otras palabras, significa construir familias más sólidas en la era del amor líquido.

Los frutos del compromiso cultural: una fraternidad de misioneros laicos en las fuentes de la vida humana.
Encontré una cierta armonía entre el trabajo de Don Dídimo y Casa Betlemme. Yo también, en mi pequeña medida, abrí una escuela de cultura católica. Era una joven partera de Acción Católica, pero sentí que era necesario trabajar más culturalmente en el campo de la procreática, transmitiendo conocimientos y valores a los jóvenes. Me di cuenta de esto en un hospital de Londres durante un período de estudio, al ver a mujeres italianas jóvenes que volaban durante el fin de semana para abortar, cuando todavía no teníamos la ley 194. Volví molesta, hablé de eso en Acción Católica, pero los tiempos no estaban maduros, así que tuve que caminar sola.
Fue muy agotador pero abrí un camino. Desde que era niña, he sido muy decidida y de vez en cuando mi padre solía decirme: "¡Serás pionera abriendo caminos!". No entendí y él me respondió: "lo entenderás cuando seas grande...". Enseñé la Humanae vitae primero en los valles de mi diócesis, luego cada vez más en Italia. Un compromiso agotador y generalizado, por el amor de la Iglesia. Cursos de capacitación, noches de sensibilización, laboratorios y consultas continuas: primero solo durante años, luego se unieron algunos colaboradores que están entusiasmados con este trabajo.
Los colaboradores están creciendo y la fraternidad está creciendo: somos laicos, casados ​​y no, que viven de su propio trabajo inmersos en el mundo y han decidido gastar sus vidas en serio (y gratis) en el trabajo de Casa Betlemme,  como voluntarios calificados. Son profesionales de todos los ámbitos de la vida, piden prepararse aquí y, a veces, alguien decide detenerse. O abren un grupo local en su realidad. Tenemos una Regla de vida que dice Ora, stude  et labora (ora, estudia y trabaja).
A veces me pregunto qué impulsa a tantas familias jóvenes a arrojarse en esta obra, qué las atrae. Algunas de ellas están aquí conmigo esta noche. Si les preguntas, te dirán que han estado fascinados por la armonía entre la ciencia y la fe, combinando acción y contemplación, por compromiso social y por compromiso moral, al mantener la caridad unida con la verdad. Encontraron en Casa Betlemme una moralidad encarnada que se convierte en un bálsamo para los corazones. Yo lo defino "carisma de armonía", que me parece agradable tanto desde las aceras como desde las academias. Y, dadas los frutos cada vez más abundantes, me parece que es una respuesta adecuada a los tiempos que vivimos.
En el gran jardín de la Iglesia, donde florecen tantas obras preciosas a lo largo de los siglos, evidentemente también era necesario este pequeño trabajo: como respuesta precisa a una necesidad de nuestro tiempo, una necesidad que desafortunadamente me parece dramática en el catolicismo de hoy, además de que en la  que en la sociedad.
Ejercitando la obediencia y mucha paciencia típicamente femenina, tuve que esperar 40 años para obtener un reconocimiento oficial de la Iglesia: un tiempo bíblico que nos permitió alcanzar la madurez en la historia. Fue nuestro obispo Bassetti quien reconoció este carisma. Después de ver los frutos y conocer de cerca la fraternidad, en Navidad de 2005 quiso aprobarnos como una obra de la Iglesia, es decir, como una asociación pública de fieles. Cuando le habló de ello a Benedicto XVI, el Papa le dijo con satisfacción: "estas son personas que viven y sirven la Veritatis splendor [[[ de la verdad, que es una encíclica Fundamental de Juan Pablo II sobre la verdad moral]]]". Por lo tanto, tengo una inmensa gratitud hacia nuestro querido cardenal Bassetti, quien se ha convertido en el padre de este trabajo y lo ha hecho despegar.
Llevamos a cabo una misión secular, moderna y específica. Mi objetivo, en última instancia, no es preparar intelectuales de la bioética ni espiritualistas desencarnados, sino apóstoles inteligentes, capaces de dar testimonio en el seno de la sociedad. Y llevar a cabo una de las obras de misericordia espiritual más urgentes hoy en día: es decir, "instruir al ignorante" sobre el Evangelio de la vida.
Un pequeño ejemplo de nuestro apostolado itinerante donde, entre ciencia y fe, también usamos el lenguaje artístico. El sínodo de los obispos sobre la familia en 2015 pidió encontrar nuevos idiomas para transmitir ciertas enseñanzas que la gente no entiende bien (Instrumentum laboris n. 78). Mis colaboradores aceptaron el desafío al crear una especie de espectáculo (un recital titulado "Del cielo a la tierra") donde se habla de la belleza del amor conyugal de acuerdo con el plan de Dios, usando canciones y poesía, reflexiones entre danza y colores. Hablar de la Humanae Vitae en forma de espectáculo es un experimento que está funcionando maravillosamente: ya hemos sensibilizado a 4000 personas en Italia y mañana por la noche estaremos en Verona para la 32ª etapa. Las familias de Casa Belén nos están preparando para talentos, testimonios personales y mucho sacrificio, autofinanciados. Espero que tarde o temprano, incluso algunos obispos mirarán para ver este hermoso proyecto nacido desde abajo, del pueblo de Dios.

Otra característica de la obra Casa Belén: la pequeñez y la pobreza, en un ocultamiento deseado.
Las obras de Dios Él las conduce a su manera. Y cuando lo consideró apropiado, también sacó a la luz este trabajo. Como les dije, fue el cardenal Bassetti quien sacó a la luz esta obra. Se la entregué a la Iglesia después de haberla llevado durante 40 años escondida y en silencio, lejos de los reflectores. Simplemente seguí las leyes de la naturaleza: cada criatura, para nacer bien, debe ser custodiada y protegida en la gestación.
Otra característica de este pequeño hospital de campaña es la pobreza, que es la locura de un estilo franciscano. Por lo general, los hospitales viven de convenciones y fondos públicos. En cambio, quería confiar en fuertes convicciones y total gratuidad. Porque me di cuenta de que estás parado solo si permaneces de rodillas. Si el portador no es una persona pobre, "el Mandante” no es el protagonista. La pobreza es muy agotadora, te hace ejercitar la fe, pero a cambio te da una libertad que es alegría (libertad incluso para hablar). Hubo un tiempo en que tenía más deudas que cabellos. Cuando ni siquiera tienes dinero para comprar medias, te pones los pantalones. Y ¡adelante!
Cuando abrí la Casa de Belén era en la década de 1960 y mi obispo Monseñor Cioli, que regresaba del Concilio Vaticano II, me ordenó que mientras estuviera viva debería tener la Eucaristía conmigo en casa. Así, el establo con el pesebre, donde mis padres mantenían a los animales, se convirtió en una capilla que es el corazón que sostiene todo el trabajo: un cenáculo de oración y adoración. Con una espiritualidad centrada en el misterio de la Encarnación y en la exaltación de la maternidad de María Corredentora.
Nunca quise el apoyo de políticos y personas poderosas, preferí unirme a tres santos: Francisco de Asís,  Catalina de Siena y Teresa de Lisieux, en la armonía de tres espiritualidades en las que me reconozco. Los elegí como patronos, junto con la Virgen María, que es la directora [regista] perfecta de la historia, de cada historia y también de la historia de Casa Betlemme.

Reflexiones finales. Un par de diagnósticos y "recetas", pensando en el futuro.
He tratado de contarles mi camino y me disculpo si robé unos minutos. Les he explicado algunas profundas convicciones a las que llegué escuchando la vida concreta de miles de mujeres y parejas, caminando junto a ellas. El consultorio obstétrico es como un confesionario especial, más frecuentado que el de los sacerdotes. Y a cierta edad ves las cosas con más síntesis y claridad, como desde lo alto por una pequeña ventana.
Mi experiencia fue forjada en la soledad, en la tribulación y en el  fuego, incluso el fuego amigo. Porque el "Evangelio de la vida", como todo el Evangelio, perturba las conciencias. En lo que consumí mi existencia y todas mis posesiones es un campo lleno de espinas, el capítulo más incómodo de todo el Magisterio.
San Juan Pablo II dijo como profeta que estamos llamados a la impopularidad en estos temas candentes, a ser acusados ​​de dureza, malentendidos y más: hoy decimos "rigidez". Aprendí que el testimonio es diálogo pero también combate, debemos saber combinar dulzura y firmeza. Siempre les repito a mis colaboradores que deben prepararse para el martirio de las ideas y el martirio del corazón. En otras palabras, para permanecer fieles a toda la verdad, necesitamos el coraje de abandonar la carrera y el índice de aceptación, asumiendo perder por el camino ciertas amistades, a veces incluso las más queridas. Dolorosamente, pero en la alegría franciscana.
En conclusión, si tuviera que resumir nuestra tarea en la sociedad, diría esto: frente a la enfermedad generalizada de "3S" [[soldi, sesso, successo]], que es dinero, sexo y éxito, tratamos de responder con la terapia "3P", que es pobreza, pureza, pequeñez. Con dosis siempre abundantes de oración. Es una receta que da fruto y tiene futuro. Se lo aseguro
Me atrevo a decir que ciertos sufrimientos de la sociedad derivan de una profunda crisis en la Iglesia. Me parece que el primer y el sexto mandamientos han sido decapitados: la primacía de Dios y la pureza de nuestra vida. Cuando esos colapsan, los otros también caen con el tiempo. Pero todo parte de un problema de fe. Cuando tenemos miedo de anunciar verdades impopulares, en la raíz hay una disminución en nuestra fe.
La crisis de la fe viaja junto con la crisis de la castidad: una palabra obsoleta que perturba a muchos y nos desafía a todos. Es la palabra clave, palabra profética en esta sociedad decadente hecha de fango y sangre. La castidad es una virtud no trivial pero básica para toda vocación: para la fidelidad y la felicidad de los cónyuges, para la salud de nuestros jóvenes, para el equilibrio de una vida consagrada, para el bien de una persona con tendencia homosexual. Es la falta de castidad lo que lleva a la infidelidad y al colapso de las familias. Y es la falta de castidad lo que ha llevado a algunos sacerdotes a desfigurar el rostro de la Iglesia. Hace unos años, le señalé al cardenal Caffarra que incluso el ardiente debate de los últimos Sínodos, si lo pensamos bien, recapitula básicamente la gran cuestión de la castidad. Ese es siempre el quid de la cuestión: de vivir "como hermano y hermana" de los divorciados a la cuestión de la Humanae vitae, de la de los jóvenes a la del celibato sacerdotal.
Con mis colaboradores insisto en la lealtad al "BTD": Biblia, Tradición y Doctrina. Nosotros también en la Casa de Belén rezamos continuamente para apoyar a nuestros pastores, para que sepan resistir las presiones del mundo y nos confirmen en la fe.


Documentazione video:
Intervista a Flora prima della premiazione (TVA Bassano notizie del 7/11/2019):
 https://youtu.be/ddZ3a1YbBFw
Seconda intervista a Flora prima della premiazione: “Alle donne dico: non rinunciate alla gioia di un figlio” (Reteveneta, Tg Bassano del 7/11/2019):
 https://youtu.be/TXC5e1PNt_I
Video integrale della cerimonia di conferimento del 37º Premio Internazionale Cultura Cattolica (Bassano del Grappa 8/11/2019):
 https://youtu.be/0Oy1bS2N3T8
Servizio tv sull’intervento fatto dal card. Bassetti nel premio a Flora (TVA Bassano notizie del 09/11/2019):
https://youtu.be/Z3y3XT7tF2o


Comentarios

Entradas populares

La reproducción humana: deseo, responsabilidad y ética.

Evocando a Artigas católico.