El sexo en la escuela. Sarthou

20:34

Este texto estuvo publicado en el Semanario Voces de días pasados, en la columna de Hoenir Sarthou. Me pareció muy interesante la reflexión con ocasión de la "Propuesta didáctica para el abordaje de la educación sexual en Educación Inicial y Primaria”".
Lo tenía copiado para comunicarlo. De hecho lo retwiteé, aunque curiosamente ha sido borrado del sitio http://www.voces.com.uy/articulos-1.
Lo publico con todo respeto y no queriendo fastidiar a nadie, sino porque, repito, es una reflexión que me parece que aporta.
Nota. A partir de este texto me puse a leer otros artículos de H. Sarthou muy sugerentes. Había uno sobre laicidad del 5 de julio que me hizo pensar mucho, porque hacía una historia de la laicidad, y sus derivaciones antes las problemáticas de cada época y la tendencia histórica a soslayar los temas difíciles (por ejemplo la historia de las guerras civiles). Pero que ahora se daban otras divisiones y que pedían un nuevo planteo. Había copiado el texto para releerlo y comentarlo, pero desgraciadamente guardé mal el archivo y lo perdí. Fui a buscarlo en Semanario Voces y también desapareció. Es una lástima, porque realmente aportaba un enfoque nuevo.


EL SEXO EN LA ESCUELA

“COSQUILLAS, BESOS Y ABRAZOS.
Desarrollo de la actividad: Apertura. Organizar al grupo en parejas. Proponer: Sacarse las medias y tocar con los pies trozos de alfombra, piedritas, los pies de su compañero/a, etc. Hacer cosquillas en los pies al otro/a. Hacer un masaje en los hombros, la espalda, los brazos y las manos, sintiendo las partes “blandas” y las “duras” del cuerpo del/la compañero/a. Acariciar el pelo de su compañero/a. Al finalizar cada una de las experiencias, promover que los/as  niños/as relaten qué sensaciones les gustaron más o menos, y por qué.”

“Desarrollo: En parejas, deberán ir cumpliendo las consignas que el/la docente les va comunicando: Un/a persigue al otro/a por el salón, imitando todos sus movimientos. Uno/a compañero/a le sopla muy suavemente las palmas de las manos al otro/a compañero/a que deberá estar con los ojos cerrados y con las palmas hacia arriba.”… “Ambos/as imitarán la forma de desplazamiento de una serpiente. Se darán un abrazo apretado. Jugarán a empujarse suavemente sin que el/la otro/a pierda la vertical.”

“Cierre:  Vuelta a la calma a través de consignas que reduzcan la necesidad de desplazarse y la agitación de cada uno/a. Se sientan frente a frente, y con los ojos cerrados, deben aplicarle un “masaje capilar” al/la compañero/a. Sentados cómodamente en el suelo, se colocan espalda con espalda e intentan acompasar las respiraciones, pero sin hablarse. Se relajan y se acuestan, uno al lado del otro/a.”

Los textos que acabo de transcribir integran la “Propuesta didáctica para el abordaje de la educación sexual en Educación Inicial y Primaria”, un manual para docentes aprobado recientemente por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), y que tiene por finalidad ser aplicado en todas las escuelas del país.

Alguno se sorprenderá por el potencial erótico que la actividad descripta podría tener para los niños/as y preadolescentes de edad escolar. Pero hay algo más delicado. Obsérvese que, desde la autoridad del docente, se impone a los niños y a las niñas mantener contactos físicos de gran intimidad (masajes, cosquillas, soplidos, abrazos, masajes capilares) con aquellos  compañeros o compañeras que el docente designe, contactos que no  responden a la espontánea voluntad y elección del niño o niña involucrado.

Todos tenemos en torno a nuestro cuerpo un espacio que consideramos propio, privado, en el que solo admitimos el ingreso de personas a las que queremos o por las que sentimos atracción. Cualquier transgresión indeseada de ese espacio es vivida como una agresión, como una violación de nuestra intimidad. ¿Con qué legitimidad podría un docente imponerles a los niños acercamientos y contactos físicos que los mismos niños no elijan espontáneamente?  ¿Cómo nos sentiríamos nosotros, adultos, si se nos impusiera ser cosquilleados, acariciados, abrazados y masajeados capilarmente por una persona a la que no elegimos, que nos fue impuesta por una tercera persona dotada de autoridad?

Decidí  transcribir las frases que inician este artículo porque resumen muy bien el espíritu del extensísimo documento sobre educación sexual que aprobó el CEIP: la imposición a los niños, por la vía de los hechos, de actividades que ratifiquen ciertas convicciones ideológicas relativas al sexo y al género.

En esencia, la idea que explícitamente inspira al documento es que toda diferencia de “roles” y de conducta entre los sexos es una construcción social, impuesta para perpetuar la sumisión femenina y la discriminación hacia la homosexualidad. Los redactores del manual asumen que la función escolar es “deconstruir” y “desnaturalizar”, ante los ojos de los niños, los “roles” de género predominantes en la sociedad.

En definitiva, es la ideología de género introduciéndose una vez más en el ámbito escolar. Esa ideología, que niega o minimiza el papel de la biología en la definición de las identidades sexuales, fue creada y promovida, desde diversos ámbitos internacionales, como un mecanismo indirecto de control de la natalidad. No por casualidad, este manual cuenta con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Hay en el texto elementos para sostener que la aspiración de fondo, fiel a la ideología inspiradora, va más lejos, y pretende que la identidad de género e incluso la identidad sexual pueden ser también elecciones o imposiciones. Así, se indica a los docentes que no deben decirles a los niños que los varones tienen pene y las niñas tienen vulva, o vagina, o clítoris (determinar cuáles son los genitales femeninos parece ser un problema para los autores del manual). En lugar de eso, deben decirles que “algunos niños (varones) tienen pene y otros tienen vaginas (o vulvas o clítoris), y que algunas niñas tienen vaginas (o vulvas o clítoris) y otras tienen pene”. El fundamento de semejante tesis biológica, al parecer, es la ley que permite el cambio de sexo. Como dato gracioso, el manual, pretendiendo aplicar la corrección política del lenguaje, indica que no debe hablarse de “órganos reproductores”, sino de órganos “genitales”, ignorando al parecer que la palabra “genital”, por su raíz, refiere precisamente a la reproducción.

El extenso texto está dividido en dos partes. La primera pretende ser conceptual, es decir, expone en forma más bien teórica los temas objeto del manual. Esa primera parte está redactada en forma extraña, con fragmentos que aparentan cierta pluralidad (se exponen opiniones contrapuestas sobre ciertos temas) y otros en que explícitamente se expresa la ideología inspiradora del manual.
La segunda parte propone actividades concretas a cumplir en clase para el desarrollo de los fines del manual y es mucho más transparente respecto a la ideología y a los fines de éste. De esa segunda parte fueron extraídos los párrafos que transcribí al principio.

El texto contiene llamativas contradicciones. Por ejemplo, en la primera parte sostiene que los niños tienen consciencia de su identidad sexual desde el año y medio de edad y que a los cinco años esa identidad está ya consolidada. Sin embargo, la “deconstrucción” y “desnaturalización” de los roles y actitudes que el niño asocia con su sexo o con su género se promueve justo cuando el niño ha establecido esa certeza identitaria. Otro ejemplo: en alguna parte se sostiene que el niño/a debe saber que su cuerpo no debe ser tocado si él no lo desea, pero luego se recomienda la sesión de cosquilleo, masaje, abrazo, aliento y masaje capilar con el compañero/a que el o la docente designe.

Otra  recomendación reiterada en el manual es que el docente promueva los juegos de los niños y después intervenga cuestionándolos por haber elegido cierto juego y no otro (por ejemplo, el fútbol y no las muñecas) e instándolo a cambiar de juego. Se recomienda también que el docente cree un espacio para jugar con disfraces, con la explícita indicación de que no debe haber  “disfraces estereotipados” como “los de superhéroes y los de princesa o hada madrina”.

El juego es, por definición, un espacio de libertad, en que el niño experimenta y desarrolla sus fantasías y deseos. Si debe rendirle cuentas al docente sobre esas fantasías y deseos, si se siente enjuiciado por el docente, el juego y la libertad desaparecen. Es difícil concebir una forma más autoritaria e intrusiva de plantearse la función docente.

El papel que juega el sexo biológico en la identidad de la persona, y la forma en que la identidad sexual se manifiesta en lo social y en lo cultural, son temas polémicos, con fuertes cargas ideológicas, filosóficas, politicas y religiosas, temas en los que no existe una verdad objetiva conocida y dista de haber consenso social. ¿Es la escuela primaria el ámbito adecuado para aplicar prácticas que involucren temas tan discutibles y discutidos?La respuesta parece obvia, sobre todo si, como resulta de las citas transcriptas, se actúa invasivamente sobre la intimidad física y psíquica de los niños.

Hasta aquí mi comentario sobre el manual. El propósito de este artículo no es hacer la exégesis del documento sino promover su lectura y análisis, en particular por las madres y padres de los escolares que habrán de sufrir ese régimen, más parecido al de un correccional ideológico que a un ámbito educativo. E insisto: lean sobre todo la segunda parte, la que propone actividades concretas. Ahí  está el verdadero espíritu del manual.
Probablemente concluirán que el Consejo de Educación Inicial y Primaria, o en su defecto el CODICEN, deberían revisar la decisión de aprobarlo.

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios