SALUDO DE NAVIDAD





Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.  
Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús (Mt.1,24-25).


Que la Palabra y el Espíitu de Dios nos despierten para que reconozcamos al Hijo de Dios, nacido hombre de María, a quien José le puso el nombre de Jesús y cuidó como padre.
En Él y por Él todo tiene su verdadera consistencia, el ser humano, hombre y mujer, la vida temporal, en la infancia, la juventud, la madurez y la ancianidad, la muerte y la esperanza de la vida eterna, la gracia y el perdón, la belleza y el dolor. 
Hasta la tristeza del pecado, gracias a Jesús se vuelve humildad, misericordia y abrazo con el Padre.
Que en el nuevo 2016 con San José hagamos lo que el Ángel del Señor nos manda.

con mi gratitud y cercanía en el Corazón de Jesús

+ Alberto, amicus Sponsi, obispo de Canelones

Natividad del Señor 2015

Comentarios

Entradas populares

La reproducción humana: deseo, responsabilidad y ética.

Bergoglio: Respeto a las diferencias y matrimonio de varón y mujer.