Derechos humanos y libertad de enseñar y elegir la enseñanza

19:44



Si hablamos de derechos humanos, debemos crecer en respeto por la libertad.

Un ejemplo: la libertad de enseñanza, como libertad de enseñar y libertad de escoger, de elegir la educación por parte de los padres de los menores y por sí mismo en los adultos.
Sin embargo, en un momento en que se habla por todas partes de educación y de los problemas de la enseñanza, no surge con suficiente clamor la búsqueda del derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos, sin restricciones económicas, ni monopolios del Estado, que es totalmente subsidiario de los padres.

Dicho con claridad: para que los padres tengan posibilidad real de elegir la enseñanza de sus hijos, son ellos los que deben administrar el dinero que todos damos para la enseñanza. Esto existe en muchas partes: 1) los padres eligen la institución, según sus convicciones, el Estado le da el dinero a la institución elegida (por ejemplo, paga los profesores; estos existen según un porcentaje de alumnos); 2) los padres reciben un bono y lo entregan en la institución elegida.

No se puede discriminar de ninguna forma a los alumnos de la llamada enseñanza “privada”, que en realidad es enseñanza libre, no impuesta, elegida según los derechos humanos y la Constitución de la República. Entonces no es de recibo que se acepte que no paguen boleto los de una institución – por más estatal que sea – y se le cobre a los de otra. Es una discriminación contra la libertad de los padres de elegir.

Hay también derecho a enseñar según sus propias convicciones y a no ser discriminado por hacerlo. En lugar del sistema actual en el que se busca imponer ideologías – a veces solapadas –  por medio de los institutos públicos, lo que hay que hacer es que cada institución declare bien su ideario, y lo proponga para los padres que quieran elegirlo.

En nuestra historia, hemos puesto el acento en la libertad política – y es muy importante – pero ésta está al servicio de la libertad de los hombres, de las familias, de los grupos. En este sentido la libertad de enseñanza y  de educación que empezó a no ser respetada allá por mediados del siglo XIX, ha favorecido un sistema injusto y discriminatorio, por más que se quiera ideológicamente presentar como neutral.

Hoy más que nunca en un mundo pluralista, la defensa de la libertad de las personas, se juega muchísima en una verdadera libertad de enseñar – con la obligación de aclarar qué y cómo se enseña y educa – y la verdadera libertad de elegir, sin ningún tipo de discriminación, tampoco solapada.

Llama la atención que no haya lucha por este derecho. ¿Por qué no hay agrupaciones de derechos humanos en pro de la libertad de enseñar y de elegir la enseñanza? ¿Por qué no se oye en las barras políticas la defensa de este derecho? Es raro que no se formen ligas de padres para defender su derecho a a elegir la educación de sus hijos. Parecería que años de discriminación e imposición desde los organismos del Estado, han llevado a aceptar esa forma totalitaria de educar y discriminar.

Ni siquiera ante la emergencia, se quiere salir de esa falta de equidad o esa ceguera. Si verdaderamente se quisiera la educación del pueblo más humilde, viendo el éxito del Liceo Jubilar, deberían entregarse los dineros para que abrieran tantos Liceos Jubilares, cuantos estos educadores quisieran abrir y cuantos recibieran libremente los hijos enviados por sus padres. ¿O se prefiere el poder y la ideología al bien de los muchachos y muchachas excluidos?

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. No puedo menos que suscribir en su totalidad su razonamiento y apoyarlo vivamente en esta reivindicación del derecho de elegir por parte de los padres el tipo de educación de sus hijos. Es sintomático como usted manifiesta ese silencio acerca de un derecho conculcado.
    Con mi afecto.
    Luis Fariello
    Cura Párroco

    ResponderEliminar
  2. Adhiero totalmente a estos comentarios. Como padre de 5 hijos he luchado mucho para mantenerlos en el canal privado teniendo la obligación de pagar un impuesto a primaria.
    Sin duda que nos hemos acostumbrado a esta "forma totalitaria de educar y discriminar".
    Con respecto a la pregunta final, en este momento histórico que estamos viviendo, estoy seguro que se prefiere el poder y la ideología.

    ResponderEliminar